Una pasión, un lenguaje... 

Desde que en mi mano se poso una cámara , descubrí un nuevo lenguaje,  quizás hasta más directo que el de las palabras, pues la fotografía se presenta sin las vestiduras que usa el léxico para adornar la comunicación,  se nos presenta desnuda.  

La mayoría de mis fotografías no responden a algo planeado, la escena se presenta por si sola, y el instinto, que se basa en lo vivido, en lo sentido, disfrutado o sufrido, es el que decide el momento del disparo.